Después de casi tres meses de “vacaciones”, de actividades divertidas y diferentes, descanso, playa o montaña, familia, amigos y un sinfín de ratos libres… ¡Vuelve septiembre para los más pequeños de la casa! Y con éste… La, tan esperada por los padres, vuelta al cole. Durante las vacaciones de verano los niños y niñas cambian sustancialmente su rutina escolar por una alternativa. Esta rutina veraniega incluye, normalmente, no tener horas fijas para acostarse y levantarse, pocas obligaciones, muchos ratos de juego libre y una nueva dinámica familiar. En este post queremos ofreceros algunas ideas para restaurar la rutina escolar de manera más fácil y llevadera para todos:
  • Varios días antes de volver al cole, iniciad la rutina escolar a nivel de horario. Esto quiere decir que desde, por ejemplo, a partir del día 5 de septiembre se vayan a dormir a la hora que lo harán cuando empiece el cole, y se despierten antes por la mañana (no hace falta que sea tan pronto como cuando el cole empiece de nuevo).
  • Utilizad algunos de los ratos libres en los días previos a la vuelta para hablar, comentar y escuchar a vuestro hijo sobre el curso que inicia: qué cambios va a experimentar, si tiene ganas, que es lo más le apetece de este año. Esto sirve para concienciarles de que la vuelta es inminente, y así que sea más fácil para ellos el cambio de rutina que se avecina ¡Además de promover la motivación por el nuevo curso escolar!  
  • Diseñad juntos un plan para el nuevo curso, donde marquéis juntos nuevas metas para el curso que empieza. Podéis escribir y dibujar un horario juntos, en el que marquéis la rutina habitual (juego, deberes, ducha, actividades extraescolares) y donde podéis añadir las tareas que queráis instaurar (poner la mesa, bajar la basura, etc).
  • Podéis preparar también (según la edad del niño) un papel con la lista de cosas que debe tener preparadas cada día: desayuno, estuche, mochila, etc. Para que sean ellos quienes se hagan responsables de sus cosas, aún con la ayuda de una “chuleta” en papel que les diga lo que deben tener en cuenta. Ésto favorece su autonomía y seguridad en sí mismos. “¡Mis papis confían en mí!”
  • Implicad a vuestros hijos en todo lo que esté relacionado con el colegio: reuniones de principio de curso, la compra de nuevos materiales, el momento de forrar de los libros, el etiquetado de éstos o de la ropa, etc. De esta forma se sienten parte del proceso, y se van poniendo poco a poco en situación de lo que vendrá en los días siguientes.
Y ya por último, pensad… ¿No es cierto que los adultos, en mayor o menor medida, pasamos por la temida “depresión post-vacacional” cuando hay que volver al trabajo? ¡Seguro que sí! Vuestros hijos también sufren ese proceso a su manera. Sed comprensivos, flexibles y acompañadles con ilusión y amor en este cambio. Un nuevo año en el que aprenderán mucho, a nivel personal y escolar, y crecerán cada día un poquito más. ¡Ánimo familias!   Si queréis dejar alguna pregunta o comentario podéis hacerlo en este mismo post y os contestaremos encantadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *